Mundo Sustentable

No más colillas

Además de ser un problema de salud pública, el consumo de tabaco es un gran problema ambiental. Cada filtro demora hasta 10 años en degradarse, por lo que arrojarlo en la playa, en la vía pública o en cualquier otro ambiente dejará una dañina huella durante mucho tiempo.

Por Mundo Sustentable.

Informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que diariamente se desechan alrededor de 10.000 millones de cigarrillos en todo el mundo. Cada uno de ellos contiene más de 7.000 sustancias químicas tóxicas. Se trata de residuos contaminantes compuestos, entre otras cosas, por acetato de celulosa (material no biodegradable) y derivados del petróleo. Un artículo publicado por el diario El País de España indica que una colilla de cigarrillo puede tardar entre uno y diez años en degradarse.

Asimismo, para la OMS, las colillas de cigarrillo alcanzan entre el 30 % y 40 % de los residuos que son recogidos en acciones de limpieza en las costas y las ciudades. En esta línea, las colillas de cigarrillo fueron el segundo desecho más encontrado (por detrás de los restos plásticos) en un censo de basura realizado por la Fundación Vida Silvestre en la costa de distintas ciudades de la provincia de Buenos Aires durante 2018.

Según la organización Ocean Conservancy, una sola colilla, cuyo filtro contiene nicotina y el alquitrán, puede contaminar más de 50 litros de agua. Una enorme cantidad teniendo en cuenta los millones de cigarrillos que llegan a los suelos, cuerpos de agua y océanos cada día.

Además, la industria tabacalera representa una amenaza para los bosques, ya que es una de las principales responsables de la deforestación en todo el mundo, puesto que para cultivar tabaco se requieren miles de hectáreas de zonas boscosas y selváticas.

La atmósfera también se ve notablemente afectada. La Asociación Española contra el Cáncer estima que el consumo de tabaco genera 225 mil toneladas de dióxido de carbono anuales.

Infografía de la OMS para el Día Mundial sin Tabaco 2017

 


Hacer la diferencia

IMEKO

Es el nombre de la primera empresa chilena que se encarga del reciclaje de las colillas de cigarrillo. Para ello llevan a cabo un proceso químico con el que remueven las sustancias tóxicas que son inertizadas y separadas del material plástico, que es transformado en nuevos productos reciclables.

Smoke Life

Este proyecto fue desarrollado por un equipo de investigadores mexicanos que reciclan las colillas de cigarrillo y las convierten en elementos útiles que vuelven a ingresar al ciclo, en vez de convertirse en contaminación ambiental. Algunos de esos productos son recubrimientos anticorrosivos, aislantes y suelas de zapato.

Guardá tu colilla

Es una campaña impulsada por la Fundación Surfrider Argentina. La misma consiste en recipientes para que los fumadores arrojen las colillas de los cigarrillos y evitar que éstas terminen en la arena de la playas o en otros espacios públicos. Fueron instalados en balnearios y comercios de Mar del Plata.

Colillas al tacho

Es una iniciativa marplatense que nació a fines de 2018, cuyo objetivo es accionar a nivel local a través de la difusión de información en redes y las jornadas de recolección de colillas de cigarrillos en lugares públicos, de manera tal de poder concientizar y cambiar paulatinamente el hábito de los fumadores.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *