Entrevistas

“Siempre y cuando exista una vacuna, lo mejor es estar vacunado”

La doctora en Bioquímica Luciana Barbini (investigadora del CONICET y profesora de la Universidad Nacional de Mar del Plata) destacó la importancia de la vacunación para la prevención de enfermedades.

 

Por Agustín Casa.

Apuntes

* Las vacunas son microorganismos, virus o bacterias, que perdieron la capacidad de enfermar.

* Generan defensas en el individuo vacunado. Si la persona vuelve a estar en contacto con la bacteria o el virus, los mecanismos de defensa reaccionan e impiden la enfermedad.

* Asimismo, las vacunas permiten disminuir la circulación de virus y bacterias, lo que reduce la posibilidad de que se produzcan infecciones. 

Los niños y niñas escuchan hablar de vacunas desde edades tempranas. Primero con un poco de temor, luego superado con el mensaje tranquilizador de un adulto. Luego, esas personas se vacunan a lo largo de su vida. La vacunación no sólo es importante, no sólo implica derechos, sino que también es obligatoria. Pero ¿qué son las vacunas?

Las vacunas son microorganismos, virus o bacterias que son los que pueden producir infecciones y en consecuencia enfermedades, que han perdido la capacidad de enfermar a la persona que se vacuna por procesos que se hacen en los laboratorios productores de vacunas”, explicó Luciana Barbini en diálogo con el programa “El verano menos pensado” (domingos de 11 a 14 por Radio Mitre Mar del Plata).

Luciana Barbini es doctora en Bioquímica por la Universidad de Santiago de Compostela (España). Se desempeña como investigadora adjunta del CONICET en el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata y es docente de Microbiología Clínica en la carrera de Bioquímica de la misma casa de estudios.

En relación a los efectos generados por las vacunas, Barbini desarrolló: “La bacteria mala es la que naturalmente nos infecta y nos enfermaLos laboratorios productores de vacunas le hacen modificaciones con el objetivo de que pierdan esa capacidad de enfermarEntonces, mantienen la capacidad de generar defensa en el individuo que se vacuna y algo fundamental es que esa defensa, que se genera en el individuo vacunado, después queda con memoria, queda de por vidaEsos mecanismos de defensa, si vuelven a estar en contacto con la bacteria, en este caso la bacteria natural que tiene la capacidad de enfermar, van a reaccionar contra esa bacteria y van a impedir la enfermedad”.

La vacunación también tiene que ver con que disminuya la circulación de ciertos virus o ciertas bacterias y eso reduce la posibilidad de infección. Hay ciertos grupos de pacientes en los que algunas vacunas se desaconsejan. Por ejemplo, los pacientes inmunosuprimidos o inmunocomprometidos, que tienen su sistema inmune debilitado. Hay ciertas vacunas, que son las que se llaman atenuadas, que están desaconsejadas para ellos. O por ejemplo algunas vacunas para embarazadas. Si vacunando a los que sí se pueden vacunar disminuye la circulación de virus, indirectamente se está beneficiando a esos individuos en los que la vacunación no está indicada”, señaló la investigadora del CONICET.

Barbini es doctora en Bioquímica, investigadora adjunta del CONICET y docente de Microbiología Clínica de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Reglamentaciones

Desde inicios de 2019 está vigente en Argentina una nueva ley, la 27.491 de Control de Enfermedades Prevenibles por Vacunación. Como señala un comunicado de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta ley “actualiza la regulación para garantizar nuevos controles y darle al Estado la responsabilidad de mantener actualizado el Calendario Nacional de Vacunación y promover su efectivo cumplimiento”.

Según su artículo segundo, la ley 27.491 “entiende a la vacunación como una estrategia de salud pública preventiva y altamente efectiva”. Asimismo, señala que se considera a la vacunación como “un bien social, sujeta a los siguientes principios:

a) Gratuidad de las vacunas y del acceso a los servicios de vacunación, con equidad social para todas las etapas de la vida;

b) Obligatoriedad para los habitantes de aplicarse las vacunas;

c) Prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular;

d) Disponibilidad de vacunas y de servicios de vacunación;

e) Participación de todos los sectores de la salud y otros vinculados con sus determinantes sociales, con el objeto de alcanzar coberturas de vacunación satisfactorias en forma sostenida”.

Por su parte, en el artículo 7 sostiene que “las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación, las recomendadas por la autoridad sanitaria para grupos en riesgo y las indicadas en situación de emergencia epidemiológicas, son obligatorias para todos los habitantes del país conforme a los lineamientos que establezca la autoridad de aplicación”. Asimismo, el artículo 10 remarca que “los padres, tutores, curadores, guardadores, representantes legales o encargados de los niños, niñas, adolescentes o personas incapaces son responsables de la vacunación de las personas a su cargo”.

En tanto, según el artículo 13, “la certificación del cumplimiento del Calendario Nacional de Vacunación debe ser requerida en los trámites para:

a) Ingreso y egreso del ciclo lectivo tanto obligatorio como optativo, formal o informal;

b) Realización de los exámenes médicos de salud que se llevan a cabo en el marco de la ley 24.557 de riesgos del trabajo;

c) Tramitación o renovación de DNI, pasaporte, residencia, certificado prenupcial y licencia de conducir;

d) Tramitación de asignaciones familiares conforme la ley 24.714 y de asignaciones monetarias no retributivas, cualquiera sea su nombre estipuladas por normas vigentes”.

Calendario Nacional de Vacunación

Sobre este calendario, Barbini remarcó: “Es un calendario nacional, gratuito, pero es obligatorio. Las vacunas que están dentro del calendario nacional no son opcionales. O sea, un papá no decide si tiene ganas de vacunar a su hijo o no. Lo debe vacunar porque esas vacunas se han incorporado al calendario nacional de vacunación después de hacer estudios que justifican su incorporación en el calendario”.

“Los chiquitos se vacunan muchísimo. Desde recién nacidos que reciben la primera vacuna de la hepatitis B y después van recibiendo distintas vacunas a lo largo de su vida. Pero también hay otros grupos vulnerables que tienen más riesgos de tener infecciones más graves como es el grupo de los adultos mayores de 65 años. Si nosotros miramos el calendario, hay varias vacunas que están indicadas para este grupo. Por ejemplo, la vacuna contra la gripe, la vacuna para la neumonía. No nos quedemos con la idea de que sólo son los chicos quienes se vacunan, sino que los adultos también tenemos que recibir vacunas en distintas etapas para estar protegidos”, advirtió la profesora de Microbiología Clínica en la Universidad Nacional de Mar del Plata.

En esta línea, la doctora en Bioquímica destacó que “siempre y cuando exista una vacuna, lo mejor es estar vacunado porque esa vacuna te protege de la enfermedad” y, por ende, “todas las vacunas que hemos recibido nos protegen contra la eventual infección con los virus o bacterias naturales”.

En tanto, Barbini indicó que “en los colegios supuestamente tienen que exigir todas las vacunas cuando los niños ingresan” y sostuvo que “tiene que haber instancias de control”. “Es importante porque eso impacta no sólo en ese chico, impacta también en el resto de los chicos que están en contacto y en el resto de la población. No es una decisión particular de una familia, de unos papás con su hijo”, aclaró.

Vacunación y viajes

En relación a los recaudos en materia de salud que se deben tomar a la hora de viajar a otros países, Barbini informó: “Cuando uno va a viajar a países medio exóticos tiene que asesorarse con un médico infectólogo para que le diga qué medidas tiene que tomar para prevenir, porque nuestro organismo nunca estuvo en contacto con esos gérmenes. Son virus o bacterias que nuestro sistema inmunológico no conoce, entonces por eso te infectan y te pueden enfermar”.

“Hay microorganismos que están presentes o infectan en ciertas regiones del mundo, entonces nosotros acá no tenemos contacto con esos microorganismos. La típica que todos conocen es la de la fiebre amarilla cuando uno va a viajar a Brasil. Es una de las que está recomendada”, detalló.

Asimismo, la especialista sostuvo que “un virus que no circula en el país, con los viajeros puede venir. La persona adquiere la infección en otro país, viene y lo trae”.

Discursos antivacunas y sus consecuencias

Por otra parte, Barbini se refirió a los mensajes y discursos de movimientos antivacunas. “Nunca escuché hablar a alguna persona del movimiento antivacunas con fundamento científico. Para entender de vacunas, hay que saber de microbiología, de bacteriología, de virología, de inmunología. Todas estas personas hablan, pero no tienen un real fundamento. Todos estos movimientos ya están generando cambios en la epidemiología de las infecciones”, sentenció.

En esta línea, la bioquímica afirmó: “Ya se ve, en otros países no sólo en Argentina, que esto de los movimientos antivacunas está generando consecuencias a nivel de la salud pública, porque enfermedades que estaban controladas, otra vez vuelven a aparecer”.

“Ustedes habrán escuchado en el último tiempo que hay un brote de sarampión. El sarampión era una enfermedad que estaba totalmente controlada en la Argentina y en un montón de otros países. Este relajamiento en la vacunación produce este tipo de cosas”, subrayó.

Políticas de vacunación

En tanto, Barbini recordó que el impulso de políticas de salud de los países, vinculadas a la vacunación, ha permitido erradicar infecciones del planeta. En ese sentido, comentó: “La viruela era una enfermedad viral. El virus de la viruela se erradicó del planeta, no existe más. La viruela ha producido millones de muertes históricamente”.

“Otro virus que está prácticamente por erradicarse es el virus de la polio. Eso se logra con las campañas de vacunación, universalizando las vacunas, estimulando y promoviendo que la gente se vacune, y se logran controlar infecciones que son muy serias y que también producen una gran cantidad de muertes”, agregó sobre la importancia de las políticas de vacunación de los países.

Cabe señalar que el Calendario Nacional de Vacunación se puede consultar en línea. Además, en la página web de la provincia de Buenos Aires se pueden buscar los centros de vacunación de cada distrito.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *