Noticias

Un dispositivo permite medir valores de falla renal con una gota de sangre

Se trata del Renal-point, desarrollado por la UNLP y la empresa startup Gisens. Proporciona un monitoreo portátil y de bajo costo para mejorar los tratamientos y la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia renal.

 

El Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA, UNLP-CONICET) y la empresa startup Gisens desarrollan, de manera conjunta, un novedoso dispositivo para mejorar los tratamientos y la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia renal: el Renal-point. Se trata de un dispositivo de monitoreo portátil y de bajo costo para la medición de indicadores claves de enfermedades renales, de singular importancia para su diagnóstico y seguimiento.

El aparato consta de dos partes: un módulo sensor muy pequeño –del tamaño de una moneda– y un módulo electrónico que realiza la medición electroquímica y que está conectado por bluetooth con el celular. De esta manera, mediante una aplicación que está en desarrollo, el paciente podría realizar la medición de los indicadores renales utilizando una gota de sangre.

Esto es posible debido a que el sensor está creado a base de grafeno, un material nanotecnológico ultrasensible que, con apenas una sola gota de sangre, permite medir los valores de falla renal y arroja resultados inmediatos y confiables.

“La enorme relevancia de este invento es su potencial para mejorar el tratamiento y la calidad de vida de los enfermos renales. Es que, al poder medir el estado de salud del paciente, permitiría disminuir la frecuencia de los tratamientos de diálisis”.

Esteban Piccinini (investigador del INIFTA y flamante miembro de la empresa Gisens), quien desarrolló el nanosensor, la pieza clave para el funcionamiento del Renal-point, señaló: “Este desarrollo posee la particularidad de que sus sensores utilizan una tecnología de última generación denominados transistores de grafeno de altísima sensibilidad, que no requieren el uso de marcadores químicos ni soluciones reactivas. Al ser un dispositivo portátil y simple en el método de utilización, hace que cualquier paciente lo pueda utilizar fácilmente desde su casa”.

Cabe destacar que Renal- point recibió varias distinciones nacionales e internacionales. Obtuvo el premio INNOVAR 2018; el IB50K, concurso organizado por el Instituto Balseiro, que premia Planes de Negocio de Base Tecnológica; el Premio Israel Innovation Awards 2019; también resultó ganador del concurso Prendete, que organiza la Universidad Nacional del Centro; el certamen VOSLOHACES del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; y fue declarado finalista en el concurso LATAM 100k organizado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) y el Massachussets Institute of Technology (MIT).

Asimismo, recientemente el presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Fernando Tauber, recibió en el Rectorado a Esteban Piccinini. También participaron del encuentro Omar Azzaroni y Waldemar Marmisollé, ambos profesores de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP e investigadores del CONICET, Florencia Piccinini, miembro de la empresa, y Gonzalo Márquez, secretario Privado de la casa de estudios. La reunión sirvió para definir el apoyo y respaldo de la UNLP para el desarrollo del emprendimiento y el crecimiento de la empresa, en el marco de la política de fomento del emprendedorismo que lleva adelante la casa de estudios platense.

En este marco, Esteban Piccinini adelantó que “el principal objetivo es que este dispositivo pueda estar pronto disponible en nuestro país y con posibilidades de exportarlo también”.

La enfermedad renal crónica

La enfermedad renal crónica se puede prevenir, pero no tiene cura. Suele ser progresiva, silenciosa y no presentar síntomas hasta etapas avanzadas, cuando las soluciones -la diálisis y el trasplante de riñón- ya son altamente invasivas y costosas.

Según cifras de la Organización mundial de la Salud (OMS), este tipo de insuficiencia afecta a cerca del 10 % de la población mundial. El organismo internacional recomienda adoptar un estilo de vida saludable y mejorar el tratamiento y el control de la diabetes y la hipertensión como las formas más eficaces de prevenir la enfermedad renal. También, considera relevante “modificar las malas condiciones de trabajo y la utilización irresponsable de agroquímicos, que serían también factores de riesgo, como se observa en comunidades agrícolas de Centroamérica”.

Fuente y foto: Investiga UNLP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *