En portada

La comunidad de Los Pinos se prepara para la producción de biogás

Con la reciente finalización de la obra de la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás, en el corto plazo comenzará a funcionar el biodigestor que, en primera instancia, proveerá de energía eléctrica a esta localidad del partido de Balcarce.

 

Por Agustín Casa /

El proyecto de producción de biogás en Los Pinos, partido de Balcarce, cumplió un hito a principios de octubre con la inauguración de la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás. La iniciativa impulsada desde INTA, CONICET y la UNMDP había dado los primeros pasos en 2016 y en la actualidad, con la finalización de la obra, está cerca de empezar a producir biogás.

La idea surgió desde el Laboratorio de Biomasa y Bioenergía del Instituto de Innovación para la Producción Agropecuaria y el Desarrollo Sostenible (IPADS), dependiente del INTA y del CONICET. A partir de reuniones con autoridades del Municipio de Balcarce se decidió que el proyecto de producción de biogás se lleve adelante en Los Pinos, una localidad de 300 habitantes ubicada a 15 km de la ciudad cabecera del distrito.

Los integrantes del laboratorio presentaron el proyecto en una convocatoria del Instituto Wuppertal de Alemania, que financia iniciativas vinculadas a tecnologías de producción de energía renovable con impacto social positivo. El mismo resultó elegido a fines de 2015 y recibió financiamiento para su concreción.

En ese marco, desde 2016 se llevaron adelante tareas para el diseño y la construcción de una planta de producción de biogás, y el trabajo en campo junto a vecinos de la comunidad rural de Los Pinos, que son quienes administrarán y gestionarán la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás.

“Biodigestores existen muchos, pero a nosotros lo que nos interesa es conocer cuál es el alcance de la tecnología de producción de biogás para generar un cambio social positivo en una determinada comunidad, que además lo necesita”, cuenta a Citecus Mercedes Echarte, doctora en Biofísica e investigadora del INTA y del CONICET en el IPADS, donde estudia la producción de bioenergía para el desarrollo rural sostenible en el sudeste bonaerense.

La especialista asegura que desde INTA, CONICET y la UNMDP están convencidos de que la producción de biogás puede ser un muy buen motor de desarrollo socioeconómico en el ámbito rural, y con una unidad demostrativa buscan demostrar ese potencial.

En los últimos días se celebró la finalización de la construcción de la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás, con un biodigestor de 100 metros cúbicos, y la conformación de la Cooperativa de Servicios y Consumos Los Pinos, integrada por vecinos de esta comunidad que serán quienes gestionen la unidad demostrativa.

Se trata de un primer paso importante para trabajar en el desarrollo de esta tecnología en el país y mostrar su funcionamiento en esta localidad del sudeste bonaerense. No obstante, Echarte reconoce que “demostrar la hipótesis de que la tecnología es capaz de producir una transformación social todavía es un trabajo pendiente”.

“Vemos que la comunidad respondió a la propuesta –continúa la investigadora– y fue acompañada por un montón de cambios en un pequeño grupo de personas. Vemos día a día el empoderamiento de las mujeres que participan de la cooperativa, que la gente en Los Pinos sabe qué es el biogás, tiene idea de que la energía es algo importante y hay que cuidarla, que no podemos disponer los residuos de cualquier manera, y que tenemos que ser cuidadosos con el ambiente. La idea es hacer esto masivo y que no solamente se produzca este cambio en Los Pinos, sino que contagie a muchos pueblos rurales de la provincia y del país”.

Además del aporte financiero del Instituto Wuppertal, la conclusión de la obra fue posible a través de un convenio firmado con la empresa McCain Argentina, que financió la terminación de la construcción de la unidad demostrativa y, como parte del acuerdo, en el biodigestor se utilizará parte de los residuos generados por la empresa en la producción de productos a base de papa. “Hemos encontrado apoyo del sector privado para esta iniciativa. La verdad que nos sorprendió”, confiesa Echarte.

En tanto, la investigadora considera que esto permitirá “generar un conocimiento interesante acerca del potencial de los distintos pasos del procesamiento de la papa para la generación de energía”.

El equipo científico del IPADS que impulsó el proyecto de la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás en Los Pinos.

Producción de biogás en Los Pinos

El biogás se genera a partir de la digestión anaeróbica, que consiste en la degradación de materia orgánica. El biogás es el producto principal de este proceso, y también se genera un líquido con propiedades biofertilizantes.

La producción de biogás se realiza en un biodigestor que requiere un esquema de operación de manera diaria. “Todos los días se produce una descarga de una pequeña parte de la masa de bacterias y de sustratos que se le dieron como alimento y se renueva el alimento. Es decir, se descarga y carga un pequeño volumen. En cuanto a la materia orgánica, vamos a alimentar con guano de gallinas ponedoras de un criadero cercano a Los Pinos y con un residuo particular del procesamiento de la papa de McCain Argentina S.A.”, detalla Echarte.

Asimismo, la especialista asegura que la tecnología de producción de biogás es muy versátil y permite alimentar los biodigestores con diferentes materias orgánicas.

En la actualidad, el biodigestor se encuentra en período de arranque. “Nos falta todavía hacer las mediciones para saber exactamente qué cantidad y qué calidad de energía vamos a generar y, mientras tanto, definimos quién va a ser el usuario inicial de esta energía”, aclara.

Habitantes de la comunidad de Los Pinos conformaron la Cooperativa de Servicios y Consumos Los Pinos, que será la encargada de gestionar la producción de biogás.

Entre la energía eléctrica y el gas domiciliario

En primera instancia, el gas producido por el biodigestor será utilizado para la generación de energía eléctrica. “Por el momento, lo que vamos a hacer es acondicionar ese gas. Eso significa que vamos a purificarlo de algunos gases que están en muy pequeña cantidad, pero que pueden ser muy nocivos para los sistemas de transformación del biogás. Entonces, vamos a eliminar esos contaminantes del biogás y generar energía eléctrica. El destino final de esa energía eléctrica está siendo discutido por la cooperativa”, adelanta la investigadora.

En ese sentido, resalta que se evalúa cuál sería el mejor uso de esa electricidad. “Esta energía alcanzaría para todo el alumbrado público de Los Pinos. También estamos evaluando la alimentación de las bombas de agua potable, de suministro de agua en el pueblo, o la electrificación de una escuela primaria que funciona muy cerquita de la planta. Pero son todos temas que estamos discutiendo en este momento”, reconoce.

“La idea original era, por ser una planta demostrativa, mostrar los múltiples usos que se le puede dar al biogás –recuerda Echarte–. Entonces, nuestra intención era generar energía eléctrica y también mostrar que puede ser utilizado como gas domiciliario”. Sin embargo, explica que aún no pueden utilizar el biogás como gas domiciliario porque “falta la normativa que permita instalar una red de biogás” y subraya que el proyecto aún está lejos de poder instalar una red de distribución de biogás.

Si bien sostiene que “es mucho más eficiente usar el biogás como gas que transformarlo en electricidad”, Echarte advierte que “la distribución de electricidad es más sencilla que la distribución del gas”.

En este punto, la investigadora indica que al usar el gas en un generador eléctrico, se pierde la mitad de la energía contenida en el biogás. En cambio, cuando se usa el gas directamente para generar calor en una hornalla, se transforma el 100 % de la energía en calor. Y detalla: “Es más sencillo usar el gas directamente, pero es más difícil distribuirlo y toda la infraestructura de distribución es más compleja. Eso es lo que nos frena para llevar el gas a los domicilios. Se necesita un sistema de distribución que esté monitoreado, que no tenga pérdidas, que no se interrumpa”.

Por lo pronto, en el corto plazo, el biogás que se produzca en la planta de Los Pinos se utilizará para alimentar un generador eléctrico, y la energía eléctrica será destinada para el uso que decida la cooperativa local.

“Los Pinos tiene biomasa para ser transformada en biogás como para instalar una planta diez o veinte veces más grande que la que nosotros hemos construido, y eso podría satisfacer gran parte de las necesidades energéticas de Los Pinos. La idea es que echemos a andar la rueda, reguemos esta semilla que acabamos de sembrar, la hagamos crecer, y mostrarle al mundo que la producción de biogás realmente es una tecnología que puede promover el desarrollo socioeconómico de todos los pueblos rurales que tengan biomasa disponible”, concluye Echarte.

 


Citecus es un sitio web independiente y autogestionado dedicado a la comunicación de temas de ciencia, tecnología y sustentabilidad. Si te gustan las notas que publicamos, podés colaborar a través de la plataforma Cafecito para que podamos generar más contenido de calidad.

Invitame un café en cafecito.app


También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *